Los viajeros que entren o salgan de la Unión Europea con 10.000€ o más en efectivo, tendrán que declarar este importe en la aduana. Deben cumplir el Reglamento europeo (CE) nº 1889/2005 que está en vigor desde el 15 de junio de 2007.

La medida se suma a otras desplegadas a escala de la UE con el fin de acabar con la delincuencia y aumentar la seguridad mediante la lucha contra el blanqueo de capitales, el terrorismo y la delincuencia.

Todos los viajeros que entren o salga de la UE a través de los puntos de control externo con 10.000 euros o más en efectivo deberán declararlo. El modelo de declaración S- 1 y sus instrucciones se podrán descargar a través de la página Web de la Agencia Tributaria, y puede ser tramitada en su sede electrónica.

La declaración se presentará en alguno de los siguientes puntos:

– Ante la Aduana, en el paso fronterizo donde existan Servicios de Aduanas permanentes. Tanto a la entrada como a la salida del territorio nacional, independientemente del país del que proceda o que visite.

– En las salidas, ante la entidad de crédito registrada en la Agencia Tributaria, en la que fuese cliente el viajero. El ejemplar del interesado acompañará a los medios de pago hasta su salida de España, en los siguientes casos:

– Exclusivamente si sale con destino a otro estado de la UE por un paso fronterizo sin Servicios de Aduanas, en cualquier Dependencia o Administración de Aduanas e Impuestos Especiales, antes de abandonar el territorio nacional. El ejemplar del interesado acompañará a los medios de pago hasta su salida de España.

-En la sede electrónica de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, previa a la entrada en España a través de un paso fronterizo sin Servicios de Aduanas permanentes, si procede de otro país de la Unión Europea.

Los 2 últimos apartados son propios de viajes que se realicen por vía terrestre entre el territorio nacional y Francia o Portugal.

En caso de no presentar la declaración o entregar una falsa, el dinero podría ser retenido o incautado. Además, la persona que cometa la infracción se podría enfrentar a una sanción.

Asimismo, podrá imponerse una multa cuyo importe mínimo será de 600 euros y cuyo importe máximo podrá ascender al duplo del valor de los medios de pago. Los medios de pago intervenidos quedarán en depósito en garantía del cumplimiento de la sanción.

Cabe destacar, que los Estados miembros tienen disposiciones diferentes en materia de control y declaración, que se sumarán en su aplicación a las normas de la UE. Para obtener más información sobre el tipo y cuantía de estas penalizaciones, es recomendable visitar la página web (enlace) de la Comisión Europea o el siguiente número de teléfono: (+34) 901 33 55 33.

Por último, hay que señalar que se tendrá en cuenta además del dinero en efectivo, las divisas en metálico o en activos fácilmente convertibles como las obligaciones, las acciones o cheques de viaje, entre otros.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button